Los magnates nayaritas buscados por manipulación de evidencia

Ricardo Balderas/Jalisco

Luego de asesinar al ex gobernador del estado de Jalisco, según explicó la Fiscalía de Jalisco, presuntos trabajadores del lugar limpiaron la sangre, desaparecieron los casquillos, robaron las cámaras de seguridad de toda una plaza y desaparecieron toda evidencia útil sobre el crimen, a pesar de esto, el fiscal de Jalisco, Gerardo Octavio Solís, explica que no hay personas detenidas por que deben de ser precavidos con la situación.

De acuerdo a lo estipulado en el Código Penal, del estado, se señala que se impondrá el castigo de tres meses a tres años de prisión y una multa de cuarenta a trescientas veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización (UMA) a quien manipule, borre, oculte, sustraiga, altere, sustituya, dañe, contamine o realice acción relacionada con los instrumentos, objetos o productos del delito. Pero esto no ocurrió.

El restaurante en cuestión era operado con la razón social: “Jomansac, S.A. de C.V.”, misma que fue constituida José Manuel Sanchez Cruz, como socio mayoritario y Lorena Segura Algara el 21 de agosto de 2013. No obstante, la razón social únicamente opera como una gestionadora de bares, restaurantes y espectáculos. Es decir, había más dueños.

Este medio de comunicación intentó contactar con Lorena Segura, una de las operadoras de la razón social, sin embargo, hasta este momento no se ha obtenido respuesta.

Los verdaderos dueños

Los verdaderos dueños del restaurante donde asesinaron al ex gobernador son una de las familias más acaudaladas de Nayarit. El dueño de la marca Distrito 5 es Octavio Altamirano Ochoa, nieto del ex gobernador nayarita y fedatario en la notaría Pública número 35, Rigoberto Ochoa Zaragoza de extracción priista. El padre de Octavio (el dueño), es el señor Gustavo Altamirano quién se casó con una de las hijas de Ochoa Zaragoza y el verdadero actor intelectual de los negocios de la industria de bares y restaurantes.

Tan sólo de Octavio Altamirano, Arsitegui Noticias pudo corroborar que posee 61 marcas en su propiedad todas ellas dedicadas a la industria de la vida nocturna y ubicadas principalmente en los estados de Jalisco, Nayarit, Ciudad de México y Cancún. Entra las firmas con más plusvalía de esta familia resaltan: La santa, Cosmo Polanco, República Taco, la cadena de restaurantes The City, Rancho Burger, Mandala y Distrito 5.

A pesar de tratarse de una familia tan pública, las autoridades de la Fiscalía de Jalisco encabezadas por Gerardo Octavio Solís únicamente han reportado interrogatorios a 20 trabajadores del establecimiento y nada se sabe sobre indagatorias a estos magnates de la rivera nayarita.

“Estamos teniendo diálogo con un promedio de 20 personas o más, desde luego dentro de la confusión hubo circunstancias muy especificas que la persona no recuerda por el mismo estrés del momento y al trabajar con un número tan grande de personas vamos poco a poco construyendo lo que será la hipótesis”, comentó el fiscal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Advertisement